España a años luz de Londres en coctelería.

España a años luz de Londres en cuanto a coctelería se refiere.
Pisar Londres es entrar en un torbellino de emociones. Londres es una ciudad global, uno de los centros neurálgicos en el ámbito de las artes, el comercio, la educación, el entretenimiento, la moda, las finanzas… Y como no, la cuna de la coctelería mundial.
En España en los últimos años hemos dado un gran paso en este ámbito. Podemos presumir de tener grandes profesionales de reconocido prestigio y coctelerías que son una auténtica referencia, pero Londres… Eso son palabras mayores.
Londres está en el centro del mundo de la mixología. Es el lugar donde se desarrollan las últimas tendencias en el trabajo de los bármans y en los bares. El mero hecho de que se abran 15 bares nuevos cada mes en la capital inglesa dice mucho sobre lo activa que es la vida nocturna de la ciudad.

Fishtankbar

Barra restaurante Yauatcha, Londres.

En la capital de Inglaterra la coctelería es algo innato, es algo cultural que se mama desde muy pequeño y se produce de manera natural en cualquier rincón, restaurante, bar, cafetería, pub o club nocturno.

 

 

La calidad de las barras, preparadas con todo lujo de detalles, diseñadas para los barmans y para dar facilidades a la hora de preparar los combinados, las excelentes cartas que nos ofrecen una variedad de cocteles casi infinitos y posiblemente la predisposición del consumidor a probar y dejarse aconsejar hacen de Londres un lugar incomparable en Europa a la hora de hablar de alta mixología.
Es un placer entrar a un establecimiento en Soho y ver contrabarras con más de 40 diferentes tipos de vodkas, uno de los spirituosos más utilizados en cocteleria debido a su neutralidad.

Novikov

Espectacular barra Restaurante Novikov, Londres

 

Nos queda mucho en nuestro país para llegar a este nivel, nos queda mucho para llegar a estar a la altura y hablamos a escala general, claro que hay coctelería de muchos quilates en España, pero está muy localizada y no es algo fácil de encontrar.

 

Quizá lleguemos a exportar antes a Gran Bretaña nuestra famosa fiebre por el gin tonic, esta locura (bendita locura) que no deja de crecer sobre las ginebras y las tónicas antes de que nos llegue la espectacular coctelería de la que hacen gala los ingleses.
No pongamos límites a la creatividad, sea un coctel londinense o gin tonic a la española, la buena gastronomía está en el buen comer y en el buen beber..

 

Jonathan Bañó @Jonbaor

Crece el interés del público femenino por el consumo y el conocimiento sobre vinos.

mujeres bebiendo vino

Crece el interés del público femenino por el consumo y el conocimiento sobre vinos.

Cada vez son más las mujeres que beben vino de manera habitual y que lo incluyen en su dieta.

Es una tendencia que crece poco a poco y que indica que las mujeres, sobretodo a partir de una cierta edad, prefieren el consumo de vino al de la cerveza u otros espirituosos y combinados.

La mayoría del público femenino empieza a consumir vino cada vez más joven y normalmente comienzan con el vino blanco o rosado, más fácil de beber en muchas ocasiones, fresquito y con variedades de uva que tienen matices y aromas más afrutados y tropicales.

Está de sobra comprobado que las mujeres tienen más desarrollado el sentido del olfato que los hombres, pero hasta ahora no se sabía por qué: Pues según un nuevo estudio, parece que es una cuestión de neuronas. Los investigadores han usado un nuevo método desarrollado en la Universidad Federal de Río de Janeiro, llamado fraccionador isotrópico, para medir el número exacto de células nerviosas presentes el bulbo olfatorio, la región cerebral asociada con la capacidad de oler.

De izda. a dcha.: Begoña Jovellar, 48 años. Bodegas Vega Sicilia, Valbuena de Duero, Valladolid. D.O. Ribera de Duero; Victoria Pariente, José Pariente, La Seca, Valladolid. D.O. Rueda. [Foto: Ximena Garrigues & Sergio Moya]

De izda. a dcha.: Begoña Jovellar, 48 años. Bodegas Vega Sicilia, Valbuena de Duero, Valladolid. D.O. Ribera de Duero; Victoria Pariente, José Pariente, La Seca, Valladolid. D.O. Rueda. [Foto: Ximena Garrigues & Sergio Moya]

Cabe destacar que algunos de los mejores profesionales del vino en nuestro país son mujeres, hablamos de destacadas enólogas y sumilleres que triunfan en bodegas, restaurantes, empresas de distribución o prensa especializada.

Es un hecho que cada vez vemos a más mujeres beber vino de una manera natural, son a la vez grandes críticas y muy persuasivas a la hora de la elección del vino que vamos a tomar en festejos, celebraciones o simples comidas familiares.

Es un motivo de celebración para el sector que cada vez se implique más el público femenino en el mundo del vino, hace que nuestro sector crezca en cantidad y calidad.

Me gustaría concluir con una gran frase este articulo;

El que al mundo vino y no toma vino, ¿a qué vino?” (Bernardo Piuma)

Jonathan Bañó @Jonbaor

El consumo de vino crece en pubs y locales de ocio nocturno

El consumo de vino se está incrementando de una manera bastante acentuada en los pubs y locales de noche de nuestro país.

Hay varios motivos por los cuales el vino es cada vez más demandado en los pubs, bares de copas o incluso, en menor medida, en discotecas.

Uno de los más importantes es la oferta que ofrece el hostelero. La mayoría de los pubs, están teniendo muy en cuenta el aumento del interés por la gente joven en el mundo del vino y ofrecen el vino por copas. Además, realizan una publicidad visual en el establecimiento dando una opción que hasta hace pocos años era prácticamente inexistente.

Merece la pena recordar que ésta práctica es muy habitual en numerosos países como Argentina, Estados Unidos, Francia o Reino Unido.

Ésta ha sido una de las razones por las que, en muchas zonas (sobre todo las que reciben más turismo), han comenzado a ofrecer esta posibilidad y con mucho éxito.

Además, el turismo nacional ha podido aprovechar esta iniciativa y se han ido incrementando exponencialmente los locales que ofrecen el vino por copas en España y raíz de ello, su consumo.

El éxito se debe a varios factores:

– La oferta de vinos jóvenes, con poca crianza, de buena calidad, fáciles de beber y que no necesitan ser acompañados por ningún alimento.

– La preferencia por parte del consumidor a continuar tomando vino después de cenar en lugar de pasar al trago largo (gin tonics, mojitos, ron, vodka…).

– La posibilidad de tomar el vino por copas.

– El poder comenzar la noche con un vino como sustituto de la vieja, conocida y a veces repetitiva “caña”.

– Debido al coste de la copa que se acopla perfectamente a los bolsillos del consumidor y con una excelente relación calidad/precio.

La diferenciación que produce tomar un vino en una sala de baile, rompiendo los cánones establecidos.

La cultura que existe en nuestro país por todo lo que envuelve y genera el sector de la enología.

Por éstas razones, el consumo de vino se está imponiendo cada vez con mayor fuerza en los locales de ocio nocturno.

Me gustaría concluir con una frase que, particularmente, me encanta:

El mundo entero tiene más o menos tres vasos de vino de retraso” (Humphrey Bogart)

Jonathan Bañó @Jonbaor

No dejemos perder la extraodinaria tradición de una buena sobremesa

En un mundo en el que cada vez parece más importante y necesario el manejar con brillantez las redes sociales, compartir que estamos haciendo, con quien estamos o cual será nuestro próximo paso. En el que parece más importante hacer público el momento que disfrutarlo de verdad.

Reivindiquemos la importancia de una buena sobremesa. La sobremesa es uno de los lugares donde ocurren las mejores cosas de la vida.

La importancia y el recuerdo de un gran almuerzo o cena será directamente proporcional al tiempo que dure la sobremesa y al numero de copas que tomemos durante la misma.

orujo-web-668x400x80xX

Licores de sobremesa

Los licores más habituales y apropiados para este momento son el pacharán (utilizado durante siglos como medicina para ayudar la digestión y problemas estomacales), los orujos (aguardiente de orujo, licor de hierbas, crema…) y el limoncello.

Es el momento en el que abrimos nuestra mente y disfrutamos del placer de una buena conversación con un licor en la mano. El momento en el que contamos nuestras batallitas, chistes o incluso proyectos de futuro. El que aprovechamos para comentar las grandes historias vividas en el pasado, momento para reír y recordar, para relacionarnos o incluso hacer negocios.

Pero hay una sobremesa que es la que nos da los mejores momentos de esta vida, la sobremesa con los amigos de siempre. Donde seguramente siempre acaban contándose las mismas historias, historias que todos estamos deseando volver a escuchar.  Donde nos ponemos nostálgicos, donde nuestro mejor amigo contará la historia que tanto nos avergüenza y nosotros a su vez la que él no soporta escuchar en público.

Amigos1

Acabaremos discutiendo sobre fútbol, cine o lo que es peor, política. Y finalizaremos con un brindis y un: “tenemos que juntarnos más a menudo

En el año 2012 pacharán Zoco realizó una encuesta: “¿Qué sacrificarías por una buena sobremesa?” Las conclusiones obtenidas  arrojaron resultados tan curiosos como que el 75% de los hombres encuestados optarían por una buena sobremesa a pasar una noche con Angelina Jolie así como un 94% de las mujeres prefieren una sobremesa con amigos a estar una noche con George Clooney. Aunque la encuesta la ha realizado un organismo serio (Cibersomosaguas, de la UCM) cuesta creerlo, ¿verdad?.

No perdamos la hermosa costumbre de la conversación en una mesa, del licor y las anécdotas, pues no existe mejor red social que una buena reunión con los amigos de toda la vida.

La sobremesa es una terapia antiestrés, consigue hacernos sonreír, disfrutar, discutir, recordar, nos da el ansiado y deseado momento de la exaltación de la amistad, y nos lleva al tan buscado Carpe Diem.

Salvemos esta tradición que tanto nos aporta y tantas alegrías nos da.

Como dijo Oscar Wilde: “Matar es una estupidez. Nunca debe hacerse nada de lo que no se pueda hablar en la sobremesa”.

Jonathan Bañó @Jonbaor

Los mejores restaurantes de comida italiana en Valencia

La comida italiana es muy diversa. Refleja la variedad cultural de sus regiones así como la diversidad de su historia.

La cocina italiana está incluida dentro de la denominada gastronomía mediterránea, practicada en todo el planeta. Es sin duda la comida más universal, no hay rincón en el mundo donde no podamos encontrar pasta o pizza, otra cosa es la calidad de la misma.

Aquí os vamos a presentar los mejores restaurantes de Valencia donde poder disfrutarla.

Os proponemos un viaje a la península Itálica sin salir de la capital del Túria. Un viaje para conocer Italia a través de los mejores platos caseros de la ciudad.

AL SOLITO POSTO:

Situado frente a la Ciudad de las Artes y las Ciencias. No hay que dejar pasar la oportunidad de probar sus “Rigatoni trufaldini” (panceta, trufa negra, nata…) o su exquisita “Pappardelle pantesca” (marisco).

Cada miércoles a partir de las 21:00h ponen en marcha “Pizza sin límite” donde se puede degustar todas las variedades de pizza a un coste muy económico.

  • Cubierto medio 16/19€.

LUNA ROSSA: 

Podemos encontrarlo en la prolongación del Paseo de la Alameda, frente a “L’Oceanogràfic”. Recomendamos probar sus espectaculares raviolis rellenos y sus pizzas hechas en horno de leña.

  • Cubierto medio 18/22€.

IL VULCANO: 

Muy próximo al estadio “Ciutat de Valencia”, de ahí su estrecha relación con el Levante U.D. y su primera plantilla. Muy refinada su pasta a los cinco quesos, sus piadinas y sus menús.

Cada jueves se realiza la fiesta del Lambrusco (el vino italiano más universalizado).

  • Cubierto medio 20/22€.

IL PIZZAIOLO: 

Destaca por su extraordinario horno de leña.

En el corazón hostelero de la ciudad, más concretamente en la calle Císcar (Cánovas), se encuentra uno de los restaurantes más afamados de la capital Valenciana. Su pizza hecha a horno de leña, sus pastas y sus excelentes menús de mediodía, no dejan indiferente a nadie.

  • Cubierto medio 15/18€.

BACCO:

Si deseas conquistar a tu pareja o pasar una velada inolvidable, este es tu restaurante.

BACCOUno de los locales más espectaculares de Valencia, situado en pleno centro histórico. Posiblemente el restaurante más fotografiado de la ciudad y con una cocina italiana muy conseguida.

Si lo que quieres es enamorar a través de la buena mesa, lo tienes muy sencillo.

  • Cubierto medio 18/20€.

LA PAPPARDELLA:

Un restaurante centrado en el arte de la pasta desde hace algo más de una década.

Situado en el barrio del Carmen, junto a uno de los monumentos más visitados y valorados de Valencia, El Micalet.

Sobresale su “Tortelloni Rústica di Noci” (pasta fresca rellena de espinacas, jamón y mezcla de quesos) y sus peculiares “mini piadine”. 

Dispone de cuatro menús que se acoplan a todo tipo de bolsillos.

  • Cubierto medio 17/19€

BAJO FLORES:

Cuando nos referimos a este restaurante hablamos de la mejor pizza de la ciudad.

bajo floresMención especial a sus excelentes piadinas, empanadas argentinas, ensaladas gourmet y postres caseros.

Sus pizzas a la piedra encandilan, no hay que dejar pasar la ocasión de degustarlas.

Restaurante muy acogedor situado en el barrio valenciano de Benimaclet.

  • Cubierto medio 15/17€.

LA CANTINELLA:

Una década ya desde la apertura de este magnífico restaurante situado en la zona de Serrería. Uno de los restaurantes italianos con mejores puntuaciones en todas las guías gastronómicas de la ciudad. Destacan su espléndida burrata, su delicada coliflor rellena de pasta y sus spaguetti con bogavante.

  • Cubierto medio 25/30€.

Es ésta una guía práctica para descubrir la mejor gastronomía italiana de la capital valenciana, para degustar la mejor pasta y pizza de la más alta calidad.

Hay vida más allá de las franquicias que nos bombardean con su publicidad. Restaurantes pequeños, familiares, de comida totalmente casera, repartidos por toda la geografía de la ciudad.

Disfrutemos del placer de la buena mesa, transportémonos a Italia por unas horas y sigamos gozando de los placeres que nos ofrece nuestra preciosa Valencia.

Jonathan Bañó @Jonbaor

¿Por qué el vino está de moda en los “treintañeros”?

Podemos decir sin miedo a equivocarnos que el vino vive uno de sus mejores momentos en nuestro país.

España es uno de los grandes productores mundiales de vino; primero en el ranking por superficie plantada (superando a Italia y Francia) y primer exportador mundial.

Que el vino forma parte de nuestra cultura es innegable, pero en los últimos tiempos  ha experimentado un gran interés en la generación de los treintañeros e incluso empieza a calar en los veinteañeros.

Esto se debe a varias razones. La exposición del vino en los medios de comunicación, la apuesta de las bodegas por vinos jóvenes (sin madera), el creciente ascenso del enoturismo y sobre todo al boom de las redes sociales:

– Se habla de vino en los medios de comunicación, tanto en la televisión, en la prensa escrita o la radio, como en revistas del corazón, donde, con bastante asiduidad, vemos comentarios sobre un determinado vino que ha adquirido una cierta notoriedad. Sin olvidar las publicaciones económicas o  culturales.

– Las bodegas han apostado en los últimos años por los vinos jóvenes, sin barrica, fáciles de beber, afrutados y a unos precios muy competitivos para todos los bolsillos. Este vino es el perfecto para la iniciación de los jóvenes en el trepidante mundo de la enología.

El enoturismo, dedicado a potenciar y gestionar la riqueza vitivinícola de una determinada zona. Se relaciona con el turismo gastronómico, cultural e incluso de la salud. Esta variedad de turismo ha sido potenciada por las diferentes denominaciones de origen y por las propias bodegas y es una de las claves para entender el gran interés suscitado en los jóvenes por los vinos.

Las redes sociales es uno de los factores que más han ayudado a que el vino se instale en las nuevas generaciones. La cultura que desprende la enología, el ver a nuestros admirados ídolos consumirlo y publicarlo en las redes sociales. El glamour que conlleva una foto con una copa de vino, que se propaga como la pólvora.

Éstas son algunas de las razones por las cuales el vino se impone cada día más en la vida de los jóvenes.

El vino está de moda y estén seguros que está por llegar su momento más álgido.

No nos engañemos, beber vino es sano, potencia los sabores de nuestros platos, es incuestionablemente cultural, ayuda al extraordinario sector vitivinícola y hostelero de nuestro país y nos abre la mente

Jonathan Bañó @Jonbaor