Crece el interés del público femenino por el consumo y el conocimiento sobre vinos.

mujeres bebiendo vino

Crece el interés del público femenino por el consumo y el conocimiento sobre vinos.

Cada vez son más las mujeres que beben vino de manera habitual y que lo incluyen en su dieta.

Es una tendencia que crece poco a poco y que indica que las mujeres, sobretodo a partir de una cierta edad, prefieren el consumo de vino al de la cerveza u otros espirituosos y combinados.

La mayoría del público femenino empieza a consumir vino cada vez más joven y normalmente comienzan con el vino blanco o rosado, más fácil de beber en muchas ocasiones, fresquito y con variedades de uva que tienen matices y aromas más afrutados y tropicales.

Está de sobra comprobado que las mujeres tienen más desarrollado el sentido del olfato que los hombres, pero hasta ahora no se sabía por qué: Pues según un nuevo estudio, parece que es una cuestión de neuronas. Los investigadores han usado un nuevo método desarrollado en la Universidad Federal de Río de Janeiro, llamado fraccionador isotrópico, para medir el número exacto de células nerviosas presentes el bulbo olfatorio, la región cerebral asociada con la capacidad de oler.

De izda. a dcha.: Begoña Jovellar, 48 años. Bodegas Vega Sicilia, Valbuena de Duero, Valladolid. D.O. Ribera de Duero; Victoria Pariente, José Pariente, La Seca, Valladolid. D.O. Rueda. [Foto: Ximena Garrigues & Sergio Moya]

De izda. a dcha.: Begoña Jovellar, 48 años. Bodegas Vega Sicilia, Valbuena de Duero, Valladolid. D.O. Ribera de Duero; Victoria Pariente, José Pariente, La Seca, Valladolid. D.O. Rueda. [Foto: Ximena Garrigues & Sergio Moya]

Cabe destacar que algunos de los mejores profesionales del vino en nuestro país son mujeres, hablamos de destacadas enólogas y sumilleres que triunfan en bodegas, restaurantes, empresas de distribución o prensa especializada.

Es un hecho que cada vez vemos a más mujeres beber vino de una manera natural, son a la vez grandes críticas y muy persuasivas a la hora de la elección del vino que vamos a tomar en festejos, celebraciones o simples comidas familiares.

Es un motivo de celebración para el sector que cada vez se implique más el público femenino en el mundo del vino, hace que nuestro sector crezca en cantidad y calidad.

Me gustaría concluir con una gran frase este articulo;

El que al mundo vino y no toma vino, ¿a qué vino?” (Bernardo Piuma)

Jonathan Bañó @Jonbaor

El consumo de vino crece en pubs y locales de ocio nocturno

El consumo de vino se está incrementando de una manera bastante acentuada en los pubs y locales de noche de nuestro país.

Hay varios motivos por los cuales el vino es cada vez más demandado en los pubs, bares de copas o incluso, en menor medida, en discotecas.

Uno de los más importantes es la oferta que ofrece el hostelero. La mayoría de los pubs, están teniendo muy en cuenta el aumento del interés por la gente joven en el mundo del vino y ofrecen el vino por copas. Además, realizan una publicidad visual en el establecimiento dando una opción que hasta hace pocos años era prácticamente inexistente.

Merece la pena recordar que ésta práctica es muy habitual en numerosos países como Argentina, Estados Unidos, Francia o Reino Unido.

Ésta ha sido una de las razones por las que, en muchas zonas (sobre todo las que reciben más turismo), han comenzado a ofrecer esta posibilidad y con mucho éxito.

Además, el turismo nacional ha podido aprovechar esta iniciativa y se han ido incrementando exponencialmente los locales que ofrecen el vino por copas en España y raíz de ello, su consumo.

El éxito se debe a varios factores:

– La oferta de vinos jóvenes, con poca crianza, de buena calidad, fáciles de beber y que no necesitan ser acompañados por ningún alimento.

– La preferencia por parte del consumidor a continuar tomando vino después de cenar en lugar de pasar al trago largo (gin tonics, mojitos, ron, vodka…).

– La posibilidad de tomar el vino por copas.

– El poder comenzar la noche con un vino como sustituto de la vieja, conocida y a veces repetitiva “caña”.

– Debido al coste de la copa que se acopla perfectamente a los bolsillos del consumidor y con una excelente relación calidad/precio.

La diferenciación que produce tomar un vino en una sala de baile, rompiendo los cánones establecidos.

La cultura que existe en nuestro país por todo lo que envuelve y genera el sector de la enología.

Por éstas razones, el consumo de vino se está imponiendo cada vez con mayor fuerza en los locales de ocio nocturno.

Me gustaría concluir con una frase que, particularmente, me encanta:

El mundo entero tiene más o menos tres vasos de vino de retraso” (Humphrey Bogart)

Jonathan Bañó @Jonbaor

¿Por qué el vino está de moda en los “treintañeros”?

Podemos decir sin miedo a equivocarnos que el vino vive uno de sus mejores momentos en nuestro país.

España es uno de los grandes productores mundiales de vino; primero en el ranking por superficie plantada (superando a Italia y Francia) y primer exportador mundial.

Que el vino forma parte de nuestra cultura es innegable, pero en los últimos tiempos  ha experimentado un gran interés en la generación de los treintañeros e incluso empieza a calar en los veinteañeros.

Esto se debe a varias razones. La exposición del vino en los medios de comunicación, la apuesta de las bodegas por vinos jóvenes (sin madera), el creciente ascenso del enoturismo y sobre todo al boom de las redes sociales:

– Se habla de vino en los medios de comunicación, tanto en la televisión, en la prensa escrita o la radio, como en revistas del corazón, donde, con bastante asiduidad, vemos comentarios sobre un determinado vino que ha adquirido una cierta notoriedad. Sin olvidar las publicaciones económicas o  culturales.

– Las bodegas han apostado en los últimos años por los vinos jóvenes, sin barrica, fáciles de beber, afrutados y a unos precios muy competitivos para todos los bolsillos. Este vino es el perfecto para la iniciación de los jóvenes en el trepidante mundo de la enología.

El enoturismo, dedicado a potenciar y gestionar la riqueza vitivinícola de una determinada zona. Se relaciona con el turismo gastronómico, cultural e incluso de la salud. Esta variedad de turismo ha sido potenciada por las diferentes denominaciones de origen y por las propias bodegas y es una de las claves para entender el gran interés suscitado en los jóvenes por los vinos.

Las redes sociales es uno de los factores que más han ayudado a que el vino se instale en las nuevas generaciones. La cultura que desprende la enología, el ver a nuestros admirados ídolos consumirlo y publicarlo en las redes sociales. El glamour que conlleva una foto con una copa de vino, que se propaga como la pólvora.

Éstas son algunas de las razones por las cuales el vino se impone cada día más en la vida de los jóvenes.

El vino está de moda y estén seguros que está por llegar su momento más álgido.

No nos engañemos, beber vino es sano, potencia los sabores de nuestros platos, es incuestionablemente cultural, ayuda al extraordinario sector vitivinícola y hostelero de nuestro país y nos abre la mente

Jonathan Bañó @Jonbaor