No dejemos perder la extraodinaria tradición de una buena sobremesa

En un mundo en el que cada vez parece más importante y necesario el manejar con brillantez las redes sociales, compartir que estamos haciendo, con quien estamos o cual será nuestro próximo paso. En el que parece más importante hacer público el momento que disfrutarlo de verdad.

Reivindiquemos la importancia de una buena sobremesa. La sobremesa es uno de los lugares donde ocurren las mejores cosas de la vida.

La importancia y el recuerdo de un gran almuerzo o cena será directamente proporcional al tiempo que dure la sobremesa y al numero de copas que tomemos durante la misma.

orujo-web-668x400x80xX

Licores de sobremesa

Los licores más habituales y apropiados para este momento son el pacharán (utilizado durante siglos como medicina para ayudar la digestión y problemas estomacales), los orujos (aguardiente de orujo, licor de hierbas, crema…) y el limoncello.

Es el momento en el que abrimos nuestra mente y disfrutamos del placer de una buena conversación con un licor en la mano. El momento en el que contamos nuestras batallitas, chistes o incluso proyectos de futuro. El que aprovechamos para comentar las grandes historias vividas en el pasado, momento para reír y recordar, para relacionarnos o incluso hacer negocios.

Pero hay una sobremesa que es la que nos da los mejores momentos de esta vida, la sobremesa con los amigos de siempre. Donde seguramente siempre acaban contándose las mismas historias, historias que todos estamos deseando volver a escuchar.  Donde nos ponemos nostálgicos, donde nuestro mejor amigo contará la historia que tanto nos avergüenza y nosotros a su vez la que él no soporta escuchar en público.

Amigos1

Acabaremos discutiendo sobre fútbol, cine o lo que es peor, política. Y finalizaremos con un brindis y un: “tenemos que juntarnos más a menudo

En el año 2012 pacharán Zoco realizó una encuesta: “¿Qué sacrificarías por una buena sobremesa?” Las conclusiones obtenidas  arrojaron resultados tan curiosos como que el 75% de los hombres encuestados optarían por una buena sobremesa a pasar una noche con Angelina Jolie así como un 94% de las mujeres prefieren una sobremesa con amigos a estar una noche con George Clooney. Aunque la encuesta la ha realizado un organismo serio (Cibersomosaguas, de la UCM) cuesta creerlo, ¿verdad?.

No perdamos la hermosa costumbre de la conversación en una mesa, del licor y las anécdotas, pues no existe mejor red social que una buena reunión con los amigos de toda la vida.

La sobremesa es una terapia antiestrés, consigue hacernos sonreír, disfrutar, discutir, recordar, nos da el ansiado y deseado momento de la exaltación de la amistad, y nos lleva al tan buscado Carpe Diem.

Salvemos esta tradición que tanto nos aporta y tantas alegrías nos da.

Como dijo Oscar Wilde: “Matar es una estupidez. Nunca debe hacerse nada de lo que no se pueda hablar en la sobremesa”.

Jonathan Bañó @Jonbaor

¿Por qué el vino está de moda en los “treintañeros”?

Podemos decir sin miedo a equivocarnos que el vino vive uno de sus mejores momentos en nuestro país.

España es uno de los grandes productores mundiales de vino; primero en el ranking por superficie plantada (superando a Italia y Francia) y primer exportador mundial.

Que el vino forma parte de nuestra cultura es innegable, pero en los últimos tiempos  ha experimentado un gran interés en la generación de los treintañeros e incluso empieza a calar en los veinteañeros.

Esto se debe a varias razones. La exposición del vino en los medios de comunicación, la apuesta de las bodegas por vinos jóvenes (sin madera), el creciente ascenso del enoturismo y sobre todo al boom de las redes sociales:

– Se habla de vino en los medios de comunicación, tanto en la televisión, en la prensa escrita o la radio, como en revistas del corazón, donde, con bastante asiduidad, vemos comentarios sobre un determinado vino que ha adquirido una cierta notoriedad. Sin olvidar las publicaciones económicas o  culturales.

– Las bodegas han apostado en los últimos años por los vinos jóvenes, sin barrica, fáciles de beber, afrutados y a unos precios muy competitivos para todos los bolsillos. Este vino es el perfecto para la iniciación de los jóvenes en el trepidante mundo de la enología.

El enoturismo, dedicado a potenciar y gestionar la riqueza vitivinícola de una determinada zona. Se relaciona con el turismo gastronómico, cultural e incluso de la salud. Esta variedad de turismo ha sido potenciada por las diferentes denominaciones de origen y por las propias bodegas y es una de las claves para entender el gran interés suscitado en los jóvenes por los vinos.

Las redes sociales es uno de los factores que más han ayudado a que el vino se instale en las nuevas generaciones. La cultura que desprende la enología, el ver a nuestros admirados ídolos consumirlo y publicarlo en las redes sociales. El glamour que conlleva una foto con una copa de vino, que se propaga como la pólvora.

Éstas son algunas de las razones por las cuales el vino se impone cada día más en la vida de los jóvenes.

El vino está de moda y estén seguros que está por llegar su momento más álgido.

No nos engañemos, beber vino es sano, potencia los sabores de nuestros platos, es incuestionablemente cultural, ayuda al extraordinario sector vitivinícola y hostelero de nuestro país y nos abre la mente

Jonathan Bañó @Jonbaor